▷Dinosaurios herbívoros

Dinosaurios herbívoros

Los dinosaurios herbívoros eran, como su nombre lo indica, animales que se alimentaban exclusivamente de plantas y hierbas. Según los estudios realizados, los científicos han podido determinar que la gran mayoría de los dinosaurios eran herbívoros. Al mismo tiempo, se ha podido conocer que, dada sus enormes dimensiones y consecuente gasto de energía, estos dinosaurios empleaban gran parte de su tiempo en consumir alimentos.

Clasificación

Dentro de los dinosaurios herbívoros encontramos dos grupos principales: los herbívoros saurópodos, caracterizados por caminar sobre sus cuatro extremidades y poseer caderas de lagarto, y los herbívoros con cadera de ave u orniquistios, de los cuales, la mayoría lograba desplazarse sobre sus dos extremidades, aunque luego evolucionaron a diversas formas.

Alimentación

Basaban su dieta principalmente en hojas de árboles. Algunas especies como el Psittacosaurus, se servía de su pico de ave y sus dientes en forma de tijera para arrancar las hojas y descomponerlas en trozos más pequeños que pudiese digerir. Por otra parte, el Brachiosaurus (“lagarto de brazos”) poseía un cuello extremadamente largo que le permitía alcanzar la copa de los árboles y encontrar mayor abundancia de hojas frescas.

Dimensiones

El peso de los dinosaurios herbívoros variaba considerablemente, además, dada la escasa evidencia de restos fósiles encontrados se trata de un aspecto poco esclarecido. En el caso de los saurópodos, estos podían oscilar desde las 0.5 toneladas (Astrodonjohnstoni) hasta las impresionantes 123 toneladas, como es el caso del Amphicoelias. En sentido general, los dinosaurios herbívoros poseían un estómago de gran tamaño que les permitía almacenar hasta 200 kilogramos de vegetación al día.

Dientes

Dientes de los dinosaurios herbívoros

Aunque pueda parecer extraño, los dinosaurios herbívoros poseían dientes. Sin embargo, la función de las estructuras dentales podía variar entre una especie y otra, siendo usadas en algunos casos para arrancar las hojas de los árboles, y en otras ocasiones para triturar o descomponer en pequeños pedazos sus alimentos.

Por ejemplo, el Lufengosaurus poseía dientes pequeños, mientras que el Heterodontosaurus se caracterizaba por la presencia de piezas dentales muy peculiares, dispuestas de manera angosta y aguda, y con lo cual lograban rebanar las hojas. Por otra parte, el Diplodocus y el Apatosaurus, poseía dientes en forma de pinzas para sesgar y masticar las partes blandas de las plantas.

Como curiosidad, debemos destacar que la gran mayoría de estos dinosaurios era incapaces de desplazar sus mandíbulas hacia los lados, razón por la cual se limitaban a tragar las hojas enteras, aunque también engullían pequeñas piedras (gastrolitos), y esto les permitía “procesar” el alimento en el interior de su estómago.

Alimentos principales

Posterior a la extinción de los dinosaurios, unos 25 millones de años después, la tierra desarrolló la formación de pasto, por lo que estos animales solamente se alimentaban de plantas existentes en la época, como por ejemplo brotes y hojas de árboles, agujas de pino, flores, piñas, helechos y algunas plantas como la cola de caballo. En este sentido, algunos saurópodos de cuello largo empleaban sus piezas molares para arrancar las hojas, mientras que otros poseían picos y dientes posteriores para completar el proceso de triturado del alimento. Finalmente, algunos herbívoros como el Triceratops, empleaba sus potentes cuernos para destrozar las plantas y engullirlas a través de sus dientes.

Tipos de dinosaurios

Apatosaurus

Tipos de dinosaurios herbívoros

Sus principales rasgos eran su cabeza de pequeñas dimensiones, un cuello grueso, y un rostro achatado que en conjunto medía unos 55 centímetros de largo. El Apatosaurus podía alcanzar las 30 toneladas de peso, y se trataba de un diplócido extremadamente corpulento, mucho más pesado que el Diplodocus.

Brachiosaurus

Con unas 80 toneladas de peso, el Brachiosaurus es considerado uno de los dinosaurios más grandes de toda la historia (13 metros de altura). Además, poseía un cuello sumamente prolongado y unas extremidades anteriores de gran longitud (de ahí su nombre de “lagarto brazos”).

Camarasaurus

Habitó el planeta durante el período Jurásico (140 millones de años atrás), y sus rasgos más sobresalientes eran las cámaras dispuestas a lo largo de su columna vertebral y unas fosas nasales de gran tamaño y cuya composición elástica se cree les permitía emitir sonidos para comunicarse.

Brontosaurio

Con unas 30 toneladas de peso y 21 metros de largo, el Brontosaurio era uno de los grandes dinosaurios del pasado. Su cabeza pequeña, unido a un cuerpo voluminoso y una cola en forma de látigo, le daban a este animal unos rasgos muy distintivos. Habitaba mayormente en la región que hoy ocupa Norteamérica.

Cetiosaurus

Se hallaba principalmente en las regiones de Europa y África, y llegaba a pesar unas 25 toneladas. Con 18 metros de longitud, se trataba de un dinosaurio enorme, corpulento y con extremidades muy largas. Su nombre se puede traducir como “reptil ballena” debido a su semejanza con estos animales.

Dicraeosaurus

Dicraeosaurus

Las investigaciones ubican a esta especie a finales del período Jurásico. Poseía seis metros de altura y un peso aproximado de 15 toneladas. El Dicraeosaurus o “reptil horquilla”, contenía una fila de espinas muy peculiares en su espalda y una cola alargada, aunque no poseía un cuello largo.

Gigantspinosaurus

De aspecto feroz y con placas óseas prominentes en la cabeza y cola, además de espinas enormes en la espalda, el Gigantspinosaurusfue una especie de dinosaurio herbívoro perteneciente al período Jurásico. Habitó principalmente en China, lugar donde se encontraron excavaciones importantes de esta especie.

Diplodocus

Otro de los gigantes de la naturaleza. Un ejemplar adulto de Diplodocus podía arribar a los 36 metros de longitud, un impresionante tamaño que era sustentado por extremidades potentes. La cola tan alargada era un aspecto peculiar de esta especie, además de que sus extremidades anteriores eran más cortas que las posteriores.

Lusotitan

Este saurópodobraquisáurido toma su nombre a partir de la región donde se cree habitó mayormente. El Lusotitan o “gigante de Portugal”, era capaz de rebasar los 25 metros de longitud, lo que junto a una impresionante altura de 11 metros, lo convierten en un pariente cercano del braquiosaurio.

Mamenchisaurus

Mamenchisaurus

Tal vez los 25 metros de largo no sea el aspecto más curioso de esta especie de dinosaurios, sino que de esa cifra, 15 metros pertenecían exclusivamente a su cuello. Las extremidades anteriores del Mamenchisaurus eran mucho más cortas que las posteriores, y en cuanto a su distribución geográfica, habitaba principalmente en Asia.

Estegosaurio

Muy popular por las placas que recorrían todo su cuerpo desde la cabeza a la cola, y cuya función le permitía regular la temperatura corporal, el Estegosaurio también se caracterizaba por un grupo de espinas gigantes en el extremo de la cola, muy utilizadas para defenderse. Su tamaño llegaba hasta los nueve metros.

Spinophorosaurus

La traducción de su nombre significa “lagarto portador de espinas”, y se trataba de un dinosaurio herbívoro que habitó entre 176 y 161 millones de años atrás, y llegó a poseer unos 14 metros de longitud.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*